foto_principal
CORTE ARBITRAL ESPAÑOLA es una institución arbitral que apuesta decididamente por el arbitraje como expresión suprema de la libertad de las partes para resolver las controversias entre ellas de forma rigurosa y garantista dentro de un procedimiento flexible y ágil pero dotado de alta profesionalidad, transparencia y especialización.

Estos principios son los que inspiran el Reglamento de Corte Arbitral Española como ordenanza procesal reguladora de los conflictos que puedan suscitarse en materia arrendaticia, patrimonial, societaria, financiera y constructiva, tanto en el ámbito interno como en el internacional. Para ello cuenta con un elenco muy completo de árbitros de contrastada competencia y probada independencia e imparcialidad.

Esta apuesta por la profesionalización y la especialización hace que el Reglamento de Corte Arbitral Española responda de forma plena y cabal a las exigencias de los usuarios y operadores civiles y mercantiles que deseen acogerse a la vía arbitral para resolver sus controversias.
Para disponer de este servicio de arbitraje, en caso de conflicto, debe incorporar en sus contratos la cláusula arbitral de CORTE ARBITRAL ESPAÑOLA. El modelo de cláusula que recomendamos es el siguiente:

Toda controversia derivada de este contrato o convenio o que guarde relación con él -incluida cualquier cuestión relativa a su existencia, validez, terminación, interpretación o ejecución- será resuelta definitivamente mediante arbitraje de Derecho administrado por CORTE ARBITRAL ESPAÑOLA, de conformidad con su Reglamento de Arbitraje vigente a la fecha de presentación de la solicitud de arbitraje. El Tribunal Arbitral que se designe a tal efecto estará compuesto por (tres/un único) árbitro y el idioma del arbitraje será el español salvo que las partes quieran acogerse a otro idioma. La sede será la de la Corte pero los árbitros podrán decidir el lugar en el que se tramiten las actuaciones del procedimiento arbitral.